Strehler, el alma y la identidad en cultura

Durante los días navideños tuve el privilegio de acercarme un poco más a la figura de Giorgio Strehler y su manera de pensar de la mano de Mario Gas y Marisa Paredes, a través de un espectáculo que tuvo lugar en el Teatro Akademia de Barcelona titulado “Caro Maestro”. Quizás la propuesta yo la hubiera matizado o presentado de otra manera, pero cumplió en mi interior su objetivo: poner de manifiesto cuan grande fue este artista, lo profundo era su sentido de la cultura en mayúsculas y cuanto necesitamos gente como él.

Ya en su tiempo (murió en 1997) la cultura adolecía de los mismos males que ahora:

Pero a parte de la eterna queja que tenía Strehler y seguimos teniendo, me gustaría profundizar en otro aspecto que parece que es menor o no se tiene en cuenta y es básico cuando trabajamos propuestas culturales. Me refiero a la honestidad y la profundidad tanto de lo que se ofrece por parte del artista como de lo que se programa y cómo por parte del gestor cultural.

Los artistas (intérpretes en este caso) tenemos la gran responsabilidad de no sólo prepararnos perfectamente lo que hemos de interpretar, si no de profundizar al máximo, ir más allá, y despojarnos de ese ego que a veces nos inunda y no deja aflorar lo que nuestra alma tiene que transmitir. Hemos de olvidarnos de quienes somos y pasar a ser un medio. O es así o el público desconecta de lo que hacemos a los 5 minutos.

¿Os habéis fijado qué sucede en la sala cuando sale al escenario un artista de los que se dice que tienen “magnetismo”? ¿O cuando se producen esos silencios donde el aire se corta y la gente ni tose? (que ya es decir). ¿A que es maravilloso y engancha? ¿A que como público repetirías experiencias similares?

Lo mismo sucede con lo que proponemos gestores de equipamientos y directores artísticos.  Da la impresión de que se generan programaciones con el fin de vender entradas, hacer sostenible un equipamiento y así asegurar su continuidad y los puestos de trabajo que genera. Pero los director de programación y nuestros equipos deberíamos saber que al público hay que atreverse a darle contenidos y relatos realizados con profundidad, esa profundidad que toca el alma y que hace que al final se acerque a nosotros por la calidad que ofrecemos y lo que aprende y siente consciente o inconscientemente. Ese trabajo de la identidad/reputación de nuestra programación hará que la venta de entradas y la financiación se convierta en un efecto colateral y no en un fin.

Se que esta visión asusta porque hay que tener la mente muy abierta, la imaginación muy despierta y el valor de arriesgar con propuestas bien dirigidas, pero no queda otra. Estamos en tiempos de guerra, y los acontecimientos de nuestra sociedad generan unos problemas que anteriormente no se habían experimentado. El paradigma de la cultura cambia constantemente y sólo es posible combatirlo con contenidos que muevan el interior de las personas. Eso es lo que engancha a nuestro público. ¿Porqué los espectáculos de Strehler estaban siempre llenos? Porque iba siempre a fondo con sus propuestas. Es el camino más difícil, pero el que da mejores recompensas. Para ejemplo otro botón:

Durante mi etapa de director artístico del Lied Festival Victoria de los Ángeles, tuve la idea loca de clausurar una de las ediciones con “The Canticles” de Britten, una obra nada fácil. Pues bien, producimos el espectáculo, escogí a los intérpretes más adecuados, lo envolvimos con el máximo cariño, lo acercamos al público con rigor, seriedad y les hicimos sentir. El público salió de la propuesta con comentarios como “es lo más bonito e interesante que he visto desde hace años“. Sólo puedo decir que todos aprendimos.

 

¿Te apetece comentar algo al respecto? Adelante!

Enric

Sigamos en contacto! Facebook · Twitter

Anuncios

Acerca de Enric

Barítono | Director artístico | Profesor del Master de Gestión cultural de la Univ. Carlos III (Madrid)

Un Comentario

  1. El público distingue quien y en que lugar se programan ciertas cosas. Por esto es más exigente unas veces y otras no tanto. La decepción es mayor cuando esperas un nivel más elevado. Creo que se puede arriesgar más cuando hay un público fiel o especializado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: