Mecenazgo Cultural: ¿cambiamos el chip? (Ley Aillagon)

Gran iniciativa del Festival Castell de Peralada y el Instituto Francés de Barcelona al celebrar una conferencia-debate acerca de la Ley Aillagon, Ley de mecenazgo francesa, impulsada hace 15 años por el entonces Ministro de Cultura y exPresidente del Pompidou Jean-Jacques Aillagon.

Del interesante acto podemos sacar una conclusión bastante aplastante que nos hace ver que aún hay mucho recorrido por desarrollar en este tema (y por lo tanto hay esperanza), y que pone de manifiesto una de las razones por las cuales no hay una Ley de Mecenazgo más ventajosa. A saber: el propio sector de la cultura tenemos parte de culpa, por esa manía repetida que nos domina de argumentar la necesidad del hecho cultural a base de cifras que lo cuantifican todo, sin entrar en las razones profundas de la necesidad de su existencia. Es como empezar la casa por el tejado.

IF_Inv_AillagonCAT[1]600.png

Mucha gente destacada del mundo de la cultura y el mecenazgo asistió a un acto que, para mi, iba más allá del simple hecho de informar de lo que había sido la consecución de una ley tan importante para la cultura en Francia. Jean-Jacques Aillagon explicó a los asistentes qué factores facilitaron la promulgación: la existencia de un Presidente de la República (Chirac) favorable a su desarrollo, el buen entendimiento de Aillagon con el Ministro de Hacienda, mayoría absoluta en la Asamblea Nacional de Francia y una voluntad decidida del Gobierno de promoverla pese a las críticas de la oposición, entre otras. Hasta aquí la parte de responsabilidad que no corresponde al mundo de la cultura de nuestro país. Todos sabemos que el Gobierno saliente, y especialmente Montoro, no estaba por la labor ni se le espera en ella.

Pero como Aillagon mismo dijo, había un factor importantísimo que hizo que se iniciara el proceso. En primer lugar sus propias ganas de promover una necesaria ley de mecenazgo desde antes de ser Ministro de Cultura, es decir, llegó al Ministerio con un objetivo bien claro desde el día 1. Y en segundo lugar, el hecho de que la cultura se sentía como una necesidad prioritaria en la sociedad francesa, y por ende también la tenían muchos de los miembros del Gobierno. Ellos también tenían claro que eran los dirigentes los que debían liderar esos cambios, y no a la inversa, que es lo que ocurre en nuestro país.


Tenían claro el papel imprescindible que juegan los ciudadanos/as mismo/as en el desarrollo de una sociedad mejor, y la necesidad de su compromiso con todo lo que tiene que ver con la propia identidad, y la responsabilidad individual y colectiva en el progreso del país.


Esta es la parte que nos falta desarrollar y comprometernos a fondo en nuestras fronteras.

 

 

Daba gusto ver a un señor que a parte de dar cifras de desgravaciones (que era la pregunta más habitual que hacía la gente en las conferencias a los responsables del Ministerio de Cultura español cuando les preguntaban sobre la Ley que querían impulsar), además hablaba del servicio de la cultura a la comunidad y de cómo cada ciudadano y empresa debía tomar parte de responsabilidad y contribuir en el desarrollo del país, y no sólo respecto a la cultura, sino a todo tipo de áreas como sanidad, investigación, derechos sociales, etc… No es lo mismo que simplemente pagues tus impuestos, a que te den la oportunidad de compartir e invertir en campos que tu crees que son prioritarios.

En el debate posterior salió alguna idea o comentario que, a falta de novedoso, sirvió para recordarnos, como dijo Roca Junyent (abogado y Presidente del MNAC), que en España las condiciones legales permiten aumentar la desgravación por mecenazgo pero que no hay voluntad política ni económica. Oriol Aguilá puso de manifiesto cómo es de importante la colaboración con nuestro país vecino (Francia) a la hora de desarrollar proyectos culturales, mientras que Mariana Pineda de la Fundación Contemporánea desgranaba datos sobre el estado de la cultura del último estudio que han impulsado. Enric Crous (Presidente de la Fundación Catalunya Cultura) poco más aportó.

Tod@s coincidieron en lo difícil que será ponerse de acuerdo en una ley de mecenazgo común para el espacio europeo.

Bien, hasta aquí el relato de una soireé que nos tiene que dejar un mensaje bien claro: compartamos números, datos y porcentajes, SÍ. Pero empecemos a trabajar y transmitir desde el mundo de la cultura otro discurso más realista que haga que tanto ciudadanos como políticos vean el “hecho cultural” como una necesidad, que hace que todos/as seamos responsables del desarrollo de nuestro propio país y haga que podamos tomar parte activa en él y sentirnos impulsores del mismo. Como dijo Aillagon: que cada ciudadano se sienta un poco Ministro de Cultura, Asuntos Sociales, Investigación, Vivienda, Desarrollo, etc…

Es la única manera, creedme, y además me parece una manera preciosa y que construye ciudadanos responsables, ya no sólo con su propia sociedad, si no respetuosos con las ajenas y la diversidad.

INFORMACIONES COMPLEMENTARIAS

Para finalizar os dejo una entrevista a Aillagon muy interesante realizada por Josep Playà para La Vanguardia, una relación de la situación de las Leyes de mecenazgo autonómicas en España publicado en la plataforma Cultura y Alianzas, y un documento muy interesante editado a raíz del VIII Foro de Industrias Culturales, analizando el modelo francés.

Enric Martínez-Castignani

Sigamos en contacto! Facebook ·Twitter

Anuncios

Acerca de Enric Martínez-Castignani

Barítono | Director artístico | Profesor del Master de Gestión cultural de la Univ. Carlos III (Madrid)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: